Blogia
diariosanferminero

J.J. Baquedano

Día 15: Todo se acabó pero...

Rebajas
Todo se acabó pero...EMPIEZAN las rebajas! A pesar de la pena que tengo porque ya se han acabado las fiestas más grandes del mundo entero (como se nota que soy de Pamplona) aún tengo un poco de energías para ir de rebajas. Mis primas madrileñas acaban de llegar a Pamplona y esta mañana hemos ido a primera hora de tiendas. Nos hemos recorrido la Avenida Carlos III de arriba abajo en busca de algún pantalón y alguna camiseta.
Tras recorrer un montón de tiendas mis piernas no podías avanzar más. El balance de la mañana ha sido positivo, me he comprado dos pantalones en un 2X1 increíble y una camiseta muy bonita por tan sólo 6 euros.

Rebajas Las calles estaban llenas de gente con bolsas de todo tipo de tiendas pero en realidad me parecían que estaban vacías respecto a ayer. El rojo y el blanco había desaparecido del paisaje, tan sólo se veían camiones de basura limpiando las calles con mangueras de agua a presión.
Los vendedores ambulantes también están recogiendo todos sus puestos y los productos que no han podido vender en las Fiestas de San Fermín.
Por la tarde he ido a la piscina que aún no la había pisado este verano entre una cosa y otra. Allí me he juntado con mis amigos de la piscina que no los veía desde hace un año. Me lo he pasado bien charlando toda la tarde con ellos y contándoles lo bien que me lo he pasado en estos días sanfermineros.
Ahora sí que es el momento de la despedida del Diario Sanferminero. Gracias a todos por permitirme contaros mis experiencias en las fiestas más esperadas durante todo el año: San Fermín!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

14 de julio: Hasta el año que viene

Concierto en la Carpa Rojilla Parecía que no iba a llegar pero llegó. Hoy es día 14, hoy con el Pobre de mí terminan las fiestas más esperadas del año. Después de la musical noche pasada en la Carpa Rojilla hoy me he levantado tardísimo. Comeré algo y ya he quedado con mis amigos para disfrutar de las últimas horas de fiesta. Me da pena, pero todo lo bueno se acaba. Bueno sanfermineros, os dejo. Cuando vuelva ya no habrá fiesta, el rojo y el blanco habrán desaparecido de nuestras vidas.
Hola de nuevo. Son casi las dos de la madrugada. Oficialmente ya es día 15. Qué bien me lo he pasado en el Pobre de mí, a pesar del caracter nostálgico del acto. Yo creo que había más gente que nunca en la Plaza Consistorial.

Pobre de mí

Parecía el Chupinazo, no se podía dar ni un solo paso. La gente tenía la cara triste, da mucha pena que después de 9 días de fiestas te tengas que mentalizar que al día siguiente hay que hacer vida normal.
En los alrededores de la plaza compramos unas velas, las típicas que se venden en la misma calle y van introducidas en un vaso de plástico. Cuando el reloj del Ayuntamiento iba a marcar las doce en punto de la noche encendimos las velas y entonamos el famoso cántico: "Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín".
De la Plaza Consistorial nos dirigimos a la Iglesia de San Lorenzo, donde desde hace unos años, es tradición dejar el pañuelico rojo anundado a la verja de entrada a la Iglesia. Cientos y cientos de pañuelos atados que hacen que San Lorenzo tenga una puerta teñida de rojo.
Pues hasta aquí ha llegado la experiencia del diariosanferminero. Muchas gracias a todos que me habéis seguido día a día mis andanzas y aventuras juerguistas. El año que viene más. Si queréis venir a Pamplona para disfrutar de estas impresionantes fiestas de San Fermín no dudéis en dejarme un mensaje en los comentarios de cualquier artículo. Hasta el año que viene, sanfermineros!

14 de julio: Hasta el año que viene

Concierto en la Carpa Rojilla Parecía que no iba a llegar pero llegó. Hoy es día 14, hoy con el Pobre de mí terminan las fiestas más esperadas del año. Después de la musical noche pasada en la Carpa Rojilla hoy me he levantado tardísimo. Comeré algo y ya he quedado con mis amigos para disfrutar de las últimas horas de fiesta. Me da pena, pero todo lo bueno se acaba. Bueno sanfermineros, os dejo. Cuando vuelva ya no habrá fiesta, el rojo y el blanco habrán desaparecido de nuestras vidas.
Hola de nuevo. Son casi las dos de la madrugada. Oficialmente ya es día 15. Qué bien me lo he pasado en el Pobre de mí, a pesar del caracter nostálgico del acto. Yo creo que había más gente que nunca en la Plaza Consistorial.

Pobre de mí

Parecía el Chupinazo, no se podía dar ni un solo paso. La gente tenía la cara triste, da mucha pena que después de 9 días de fiestas te tengas que mentalizar que al día siguiente hay que hacer vida normal.
En los alrededores de la plaza compramos unas velas, las típicas que se venden en la misma calle y van introducidas en un vaso de plástico. Cuando el reloj del Ayuntamiento iba a marcar las doce en punto de la noche encendimos las velas y entonamos el famoso cántico: "Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín".
De la Plaza Consistorial nos dirigimos a la Iglesia de San Lorenzo, donde desde hace unos años, es tradición dejar el pañuelico rojo anundado a la verja de entrada a la Iglesia. Cientos y cientos de pañuelos atados que hacen que San Lorenzo tenga una puerta teñida de rojo.
Pues hasta aquí ha llegado la experiencia del diariosanferminero. Muchas gracias a todos que me habéis seguido día a día mis andanzas y aventuras juerguistas. El año que viene más. Si queréis venir a Pamplona para disfrutar de estas impresionantes fiestas de San Fermín no dudéis en dejarme un mensaje en los comentarios de cualquier artículo. Hasta el año que viene, sanfermineros!

14 de julio: Hasta el año que viene

Concierto en la Carpa Rojilla Parecía que no iba a llegar pero llegó. Hoy es día 14, hoy con el Pobre de mí terminan las fiestas más esperadas del año. Después de la musical noche pasada en la Carpa Rojilla hoy me he levantado tardísimo. Comeré algo y ya he quedado con mis amigos para disfrutar de las últimas horas de fiesta. Me da pena, pero todo lo bueno se acaba. Bueno sanfermineros, os dejo. Cuando vuelva ya no habrá fiesta, el rojo y el blanco habrán desaparecido de nuestras vidas.
Hola de nuevo. Son casi las dos de la madrugada. Oficialmente ya es día 15. Qué bien me lo he pasado en el Pobre de mí, a pesar del caracter nostálgico del acto. Yo creo que había más gente que nunca en la Plaza Consistorial.

Pobre de mí

Parecía el Chupinazo, no se podía dar ni un solo paso. La gente tenía la cara triste, da mucha pena que después de 9 días de fiestas te tengas que mentalizar que al día siguiente hay que hacer vida normal.
En los alrededores de la plaza compramos unas velas, las típicas que se venden en la misma calle y van introducidas en un vaso de plástico. Cuando el reloj del Ayuntamiento iba a marcar las doce en punto de la noche encendimos las velas y entonamos el famoso cántico: "Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín".
De la Plaza Consistorial nos dirigimos a la Iglesia de San Lorenzo, donde desde hace unos años, es tradición dejar el pañuelico rojo anundado a la verja de entrada a la Iglesia. Cientos y cientos de pañuelos atados que hacen que San Lorenzo tenga una puerta teñida de rojo.
Pues hasta aquí ha llegado la experiencia del diariosanferminero. Muchas gracias a todos que me habéis seguido día a día mis andanzas y aventuras juerguistas. El año que viene más. Si queréis venir a Pamplona para disfrutar de estas impresionantes fiestas de San Fermín no dudéis en dejarme un mensaje en los comentarios de cualquier artículo. Hasta el año que viene, sanfermineros!

10 de julio: Vaya Peña

Peña en la calle
Hola sanfermineros! Os cuento qué bien me lo he pasado esta tarde con las peñas. He ido a los toros, a la corrida de las 5. ¡Qué calor! Pero bueno, ha merecido la pena, y eso que a mí no me gusta mucho este mundo del toro. Lo mejor de la tarde han sido las peñas. ¡Qué alegría, qué música, qué fiesta! Para los que me estáis leyendo desde fuera de Pamplona os explico en qué consiste exactamente una peña:
Originalmente, se formaron para celebrar las fiestas de los Sanfermines. Pero, ahora, se reúnen para comer durante el año y organizan unas actividades deportivas, culturales, y recreativas en Pamplona. También, las peñas hacen muchos de los planes durante los Sanfermines. Deciden en las actividades durante las fiestas. Y, como siempre, participan más que nadie en las celebraciones de San Fermín.

Plano de las Peñas
Parece que la mayoría de las peñas tienen los orígenes geográficos. En otras palabras, ciertos barrios o diversos lugares de Pamplona forman una peña. Sin embargo, hay otras peñas que reflejan un componente amistoso. Hay las personas que dicen que las peñas son simplemente los grupos de amigos. En todo caso, los miembros de las peñas necesitan una invitación para hacerse socio.
También os diré que hay un total de 15 peñas, rápidamente os las enumero: Aldapa, Alegría de Iruña, Anaitasuna, Armonia Txantreana, Los del Bronce, El Bullicio Pamplonés, Donibane, Irrintzi, La Jarana, Muthiko Alaiak, Oberena, Rotxapea, San Fermín, San Jorge, y La única. En total, alrededor de 5,000 personas de Pamplona son miembros de las peñas.
Lo bueno es que durante las fiestas de San Fermín se puede acceder a sus locales ya que son bares o restaurantes que son exclusivos a socios durante todo el año excepto durante los Sanfermines. En esta semana, los locales están abiertos 24 horas al público para comer y beber.
Peña sanferminera
Ahora os relato mi experiencia en la Plaza de toros en la corrida. Primero explicaos que hay una gran distinción entre las zonas del sol y de la sombra. En general, la sombra está llena de personas mayores, las mujeres, las Autoridades, y los niños. En contraste, los hombres, los jóvenes y, especialmente, los miembros de las peñas llenan el sol. Con este grupo, el sol es una sección muy ruidosa, sucia y alborotada. Las charangas o bandas de música, tocan sus chistularis y gaiteros durante la corrida. También, las peñas, a menudo, empiezan una ola en las tribunas. Además, las peñas arriba tiran las bolsas de harina a las peñas abajo. Esto lo cuento porque yo estaba en la parte de arriba y he lanzado más de un kilo de harina. Existe, también, una ducha constante de sangría, vino, y champán. Por otra parte, las peñas juzgan el torero con una tira de comida a los malos o una presentación de un pañuelo de San Fermín a los buenos.
Pues esto es lo que ha dado de sí mi día con la peñas con corrida de toros y salida de la Plaza de Toros incluidas. Mañana más experiencias sanfermineras de este juerguista que os escribe. Hasta mañana sanfermineros!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

8 de julio: Corre, corre que te pillo

Encierro Mi corazón aún late a toda velocidad. Hola sanfermineros, ¿qué tal todo? Yo bien, he vuelto a nacer, no sabéis lo contento que estoy aquí escribiéndoos, porque estoy significa que estoy vivo. Aún tengo el miedo metido en el cuerpo. Bueno os cuento todo por partes, pero entenderme que la situación me haga hasta desordenar las frases.
La noche sanferminera fue genial. Me encontré con un montón de gente conocida, todos super simpáticos. La verdad es que me lo pasé muy bien. Entre baile y baile llagaron las 7 de la mañana. Ahí es cuando me di cuenta que en breve llegaría la hora de la verdad.
Una vez limpias las calles del recorrido, los agentes de la Policía Municipal de Pamplona han dado paso a todos los mozos para que se vayan colocando en el tramo en el que quieran correr. Mi amigo Javi y yo, los más valientes del grupo, somos los únicos que hemos decidido correr algunos metros del encierro. Nos hemos colocado en la calle Estafeta, ya sé que lo reglamentario es comenzar la carrera desde los corrarillos de Santo Domingo, pero para primer día ya está muy bien.
A las 8 en punto de la mañana escuchamos todos el cohete anunciador de que la puerta de los corralillos se abrían. Mis piernas comenzaron a temblar. En unos segundos tendría a los 6 toros a mi lado. El nerviosismo se contagiaba y a todos los mozos que estaban a mi alrededor se les notaba cara de angustia.

Encierro
Casi sin darme cuenta llegaron los corredores que habían emprendido el recorrido en Santo Domingo junto a los toros. Agarré a mi amigo Javi y nos fuimos a un lateral de la calle, casi donde la puerta de la tienda de Kukuxumusu. Un astado pasó a poca distancia de mi espalda. Yo no quise mirar, cerré los ojos y no quería pensar en nada, tan solo en que pasara ese momento. Afortunadamente el toro no me rozó, pero al pensarlo lo paso mal, de hecho me tiemblan las manos y casi no puedo escribir en el teclado. Me voy a ir a tomar un vaso de agua, a ver si me tranquilizo un poco.
Ay...qué mal rato he pasado esta mañana. Como no tenía ni ganas de desayunar me he ido a casa a dormir, que mi cuerpo lo necesitaba. Ahora comeré un poco y de nuevo por ahí. Así son los Sanfermines, se mezcla el día con la noche y si no fuera por mi diariosanferminero no sabría ni en qué día vivo. Mañana os cuento más cosas y muy interesantes porque me espera un día muy naranja. No os puedo dar más pistas. Hasta mañana sanfermineros!

6 de julio: Estalla la fiesta

Chupinazo
En mi reloj marca las 8 de la mañana. Reconozco que estoy enganchado a escribir en mi weblog, pero cada uno tiene sus manías. Ya tengo toda la ropa encima de la cama preparada: los pantalones blancos, camiseta, faja, pañuelo y hasta alpargatas sanfermineras. A las 9 de la mañana he quedado con mis amigos para ir a almorzar y empezar así bien el día. Por la noche, cuando vuelva a casa (si vuelvo...), os cuento en detalle todo lo que habrá dado de sí este primer día.
Hola de nuevo. ¡Qué día! Este año ha superado todas mis previsiones. ¡Qué chupinazo! (Sólo de escribirlo se me pone la carne de gallina) Os cuento desde el principio. Una vez almorzados y con el estómago lleno hemos ido a la Plaza del Ayuntamiento a coger sitio. Ya había empezado a llegar gente, pero nosotros estábamos en las primeras filas, muy próximos al Ayuntamiento, al lado de unas chicas chinas que tan sólo llevaban horas en la ciudad y que no daban crédito a lo que estaba sucediendo (y eso que todavía no había sucedido nada...)

Balcón del Ayuntamiento
Los minutos iban pasando y las agujas del reloj del Ayuntamiento iban corriendo. La plaza llenándose hasta el punto que ya no cabía un alfilar. Sobre mi cabeza caía champán, harina, huevos, Cola Cao, me sentía mal, pero como todos estábamos igual resultó hasta divertido.
Llegó el momento crucial. Eran las doce en punto y el chupinazo a punto de lanzarse. El concejal ya está en el balcón y al grito de "Pamplones, pamplonesas, ¡Viva San Fermín!" dan comienzo 9 días de fiesta. La alegría de la gente es máxima. Con los pañuelos bien arriba todos, saltamos y cantamos que tras varios meses de espera, de nuevo es San Fermín. ¡Viva San Fermín!

6 de julio: Estalla la fiesta

Chupinazo
En mi reloj marca las 8 de la mañana. Reconozco que estoy enganchado a escribir en mi weblog, pero cada uno tiene sus manías. Ya tengo toda la ropa encima de la cama preparada: los pantalones blancos, camiseta, faja, pañuelo y hasta alpargatas sanfermineras. A las 9 de la mañana he quedado con mis amigos para ir a almorzar y empezar así bien el día. Por la noche, cuando vuelva a casa (si vuelvo...), os cuento en detalle todo lo que habrá dado de sí este primer día.
Hola de nuevo. ¡Qué día! Este año ha superado todas mis previsiones. ¡Qué chupinazo! (Sólo de escribirlo se me pone la carne de gallina) Os cuento desde el principio. Una vez almorzados y con el estómago lleno hemos ido a la Plaza del Ayuntamiento a coger sitio. Ya había empezado a llegar gente, pero nosotros estábamos en las primeras filas, muy próximos al Ayuntamiento, al lado de unas chicas chinas que tan sólo llevaban horas en la ciudad y que no daban crédito a lo que estaba sucediendo (y eso que todavía no había sucedido nada...)

Balcón del Ayuntamiento
Los minutos iban pasando y las agujas del reloj del Ayuntamiento iban corriendo. La plaza llenándose hasta el punto que ya no cabía un alfilar. Sobre mi cabeza caía champán, harina, huevos, Cola Cao, me sentía mal, pero como todos estábamos igual resultó hasta divertido.
Llegó el momento crucial. Eran las doce en punto y el chupinazo a punto de lanzarse. El concejal ya está en el balcón y al grito de "Pamplones, pamplonesas, ¡Viva San Fermín!" dan comienzo 9 días de fiesta. La alegría de la gente es máxima. Con los pañuelos bien arriba todos, saltamos y cantamos que tras varios meses de espera, de nuevo es San Fermín. ¡Viva San Fermín!

4 de julio: Adiós playita

Comienza la cuenta atrás. Falta muy poco para que estalle la fiesta y yo aquí en la playita, con el bañador luciendo tipo...Hoy es mi últmo día en Salou, después de unos días de vacaciones con mi familia ya tengo ganas de ir a Pamplona, aunque he de confesar que me lo he pasado genial en estas minivacaciones familiares, sobre todo ayer, que fuimos a Port Aventura y me lo pasé en grande. No me gustan mucho las atracciones de riesgo, pero tengo que reconocer que ayer me dejé llevar y me subí hasta en el "Dragon Kan"
Ahora estaba haciendo las maletas. ¡Madre mía, que de cosas me he traido para sólo unos días...! Ay que se me olvida el cargador del móvil! (un segundo, voy a meterlo a la maleta)
Escribiendo, escribiendo, se me está haciendo tarde. Aún tengo que cenar, iré al Burger King y así me despido de mis amigos de Salou, ya nos los veo hasta dentro de una buena temporadita, qué pena, la verdad es que son unos chicos geniales.
A las 23.00 horas sale el autobús, me gusta viajar de noche, porque así me duermo y aprovecho todo el día 5 en Pamplona, que se me presenta agobiadillo.
No me lo puedo ni creer...¡Qué Sanfermines me esperan! Mi familia con los pies remojándose en la orillita del mar y yo remojándome en la fiesta más esperada del año. Mañana os escribo ya desde Pamplona y os cuento cómo ha ido el viaje y mi llegada a la capital navarra. Mi aventura no ha hecho más que empezar...¿os la vais a perder?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Quién soy

Éste es mi grito de guerra: "¡Qué pasa Jotas!" Soy la versión pamplonica del "¡Qué pasa nen!" de Buenafuente. Ahora ya os hacéis una idea de cómo soy. Pero bueno vamos por partes y así os explico cómo soy. Me llamo José Javier, aunque la gente me conoce por mis iniciales: Jota Jota. Estoy estudiando el último curso de Comunicación Audiovisual, y en mi mente sólo hay dos colores: el rojo y el blanco.
Mi mundo gira alrededor de los Sanfermines. La fiesta más internacional y más divertida de todas. 9 días y 8 noches para no parar y disfrutar de todo al máximo.
Confieso ser el juerguista número uno. Ya empiezo el año con una gran fiesta de Nochevieja, y de ahí vienen las fiestas rodadas, una tras otra. No me pierdo ninguna. Licenciaturas, carpas, cumpleaños, carnaval...y si no hay fiestas me las invento: Fiesta de San Valentín, fin de exámenes, fiesta de la Primavera..., por celebrar, festejo hasta la Feria de Abril con su traje típico y todo. ¡Si es que me apunto a un bombardeo!
Pero para mí, la favorita es la fiesta entre las fiestas: los Sanfermines. Este año se me presenta muy buen plan. Mis padres se van de vacaciones, así que me quedo solito en casa. Las prácticas de verano las comienzo en agosto en Madrid, en una famosa cadena de televisión, por lo tanto tengo el mes de julio libre. ¡Qué peligro!
Bueno sanferfanes, espero que con estos datos tengáis una imagen, más o menos aproximada, de cómo soy. Muy pronto, podréis conocer mis peripecias en estas fiestas que este año, más que nunca, prometen...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres